New Yields Solutions LTD

Tu jardín ecológico en casa    

9. Fácil de usar.

GERMINACIÓN


Podemos germinar directamente en Cannalita, aunque nosotros recomendamos utilizar el clásico jiffi. De esta manera, facilitaremos un cómodo desarrollo de las primeras raíces.


En el caso del jiffi, humedecer el mismo, y colocar la semilla en su interior. Una vez que las primeras raíces lo han colonizado, la colocamos en su maceta definitiva, cubriendo todo el conjunto con Cannalita.


CRECIMIENTO


El sistema es compatible con cualquier tipo de abono. Aunque se recomienda usar los que están indicados para cultivos hidropónicos y de coco, con un porcentaje elevado de microelementos.


El tipo de riego ideal es por inundación, aunque se adapta a cualquier tipo (regadera, bomba recirculante, etc.).


Debido al efecto botijo, disfrutaremos de sus ventajas en ambientes calurosos. Pero deberemos vigilar las temperaturas de nuestro cuarto de cultivo, en caso de que están desciendan por debajo de niveles aceptables.


Los beneficios de la Cannalita, nos permitirán desarrollar un sistema de cultivo hidropónico pasivo, gracias a la posibilidad de disponer sin peligro, de nuestro plato con agua remante. Este minidepósito, permitirá gracias al fenómeno de capilaridad, que nuestras plantas siempre estén servidas de solución nutriente.

FLORACION Y SECADO


Cambiando la fase de luz (12/12), lo único que habría que hacer es proceder a cambiar el tipo de abono a floración. Teniendo en cuenta que al igual qué en cultivos hidropónicos, la cosecha se podrá adelantar hasta un par de semanas. Y no será necesario un lavado de raíces unas semanas antes de la cosecha.


Cuando la planta esté lista para ser cosechada, comprobaremos que uno puede sacar la misma de su recipiente con las raíces intactas. Esto se debe a que la planta no se adhiere a la roca, síno que está en suspensión (raíces siempre frescas).


Esto es un sistema de cultivo de tipo ecológico. Donde se recogen las facilidades del cultivo convencional, junto con los resultados del cultivo hidropónico. Y lo más importante, sín los inconvenientes de este último sistema.


Sí no queremos revegetar la planta, podemos utilizar el sustrato como plataforma de secado rápido, sin que el fruto pierda propiedades.  Colocaremos el fruto sobre la superficie y a esperar. Ya que el sustrato sé encargará de ir absorbiendo la humedad poco a poco.

REVEGETADO


Este proceso nos permite revivir una planta después de haber obtenido su fruto. Esto aporta la ventaja, al igual que con los esquejes, de perpetuar una cepa que nos haya resultado especial. También podemos, de cara al presupuesto de una nueva recolección, aplicar este proceso a todas las especies cosechadas, lo que nos ahorrará  un nuevo desembolso en semillas o esquejes.


Definimos como "revegetado", el tiempo que tarda la planta en superar el trauma del corte y recolección, tras lo que comenzará a crecer con vigor y velocidad. Este proceso, que por supuesto se sitúa en la etapa de crecimiento, durará de 4 a 6 semanas en condiciones normales y dependiendo de las horas de luz diarias.


Gracias al uso de Cannalita, conseguiremos acelerar el proceso descrito, reduciéndolo a 1 o 2 semanas. Como complemento aumentaremos la vigorosidad, y también reduciremos considerablemente el estrés post-corte.